• Laguna Chinancocha
    Laguna Chinancocha

    Valle al norte del Huascarán, en la Cordillera Blanca, Perú.

  • Pan de Azúcar (5.180 m)
    Pan de Azúcar (5.180 m)

    Descendiendo de la cumbre. Sierra Nevada del Cocuy, Colombia.

  • Camino real Guaduas - Honda
    Camino real Guaduas - Honda

    Ensamblado de Piedras.

  • Macizo del Condoriri
    Macizo del Condoriri

    Cordillera Real, Bolivia.

  • En la cumbre del Chimborazo
    En la cumbre del Chimborazo

    Los amigos Gabriel y Eduardo cubierto de hielo (Enero 2012, Ecuador).

  • Huayna Potosí
    Huayna Potosí

    Encima de La Paz, Bolivia.

  • Ascenso al Nevado Ishinca
    Ascenso al Nevado Ishinca

    A la izqierda, el Palcaraju (6.110m) y a la derecha Ishinca (5.530m), Cordillera Blanca, Perú.

  • Volcán Cotopaxi (5.897 m)

    Travesía del laberinto de grietas en el descenso del Cotopaxi, Ecuador.

  • Frailejones debajo del Ritacuba Negro

    Sierra Nevada del Cocuy. Colombia.

  • Camino real Guaduas - Honda
    Camino real Guaduas - Honda

    Construido durante la Colonia por los españoles.

  • Sierra Nevada del Cocuy
    Sierra Nevada del Cocuy

    De izq. a dcha. Ritacuba Blanco, Picacho, San Pablines, Cóncavo y Pan de Azúcar. (Colombia).

  • Valle de Ishinca
    Valle de Ishinca

    Guía quechuahablante con burro, que carga nuestros morrales (Cordillera Blanca, Perú).

  • Ascendiendo al San Pablín Norte (5.240m)

    Sierra Nevada del Cocuy. Colombia.

  • Laguna de la Isla
    Laguna de la Isla

    Sierra Nevada del Cocuy, Colombia

You are here: HomeHome

Así va la ampliación del Chiribiquete

Minminas deberá acortar un área de reserva de hidrocarburos

Por: Angélica María Cuevas G.

En marzo de 2013 el Parque Nacional pasaría de tener 1,5 a 3 millones de hectáreas, convirtiéndose en la reserva más grande del Amazonas.

De la salud del Chiribiquete depende la de la Amazonia. Mirándolo desde arriba, las interminables hectáreas de verde y los hilos de agua hacen ver más fácil la idea de que esta reserva natural sea la responsable de gran parte del aire que respiran los suramericanos.

Desde abajo, jaguares, monos, dantas, águilas arpías y caimanes negros se refugían junto con otras especies amenazadas en selva virgen del Parque Nacional Natural más extenso del país (12.990 km2), que estaría a pocos meses de convertirse en la reserva más grande del Amazonas continental, con 27.808 km2.

Last Updated on Wednesday, 19 December 2012 19:50

Read more: Así va la ampliación del Chiribiquete

Para subir a más de 5.000 metros se necesitará un guía experto: El Comercio

Tomando la muerte de 3 andinistas en el Illiniza Sur como pretexto, las autoridades ecuatorianas pretenden ahora imponer la obligación a todo montañista de contratar un guía, para cualquier cima encima de 5.000 metros.


A continuación un artículo de El Comercio sobre el particular.

Ecuador exigen guia sobre 5000

Click para ver el artículo completo de la fuente.

Last Updated on Friday, 26 October 2012 18:45

Víctor Correa, un montañista para no olvidar

Victor Correa del Cocuy, Hernán Wilke de Bogotá y Santiago Quintero del Ecuador emprendieron viaje en Septiembre de este año al Manaslu en el Himalaya, con 8.146 metros de altura la octava montaña más alta del mundo. Los tres, en tiempo récord, armaron campamento Base, el Campamento 2 y el 3. Aunque Victor presentó síntomas de falta de aclimatización, al día siguiente del regreso del campamento 3 al campamento base, Victor emprendió nuevamente marcha por su cuenta hacia el campamento 2, en contra de los consejos de sus compañeros.

Se reportó la última vez el 2 de octubre.

En Colombia, vía internet, los amigos estaban pendientes de los acontecimientos y pasaban días de angustia, hasta que llegó el reporte, que Víctor había desaparecido en la montaña y que después de 8 días de estar perdido y con mal clima a más de 6.000 metros de altura, ya no quedaban esperanzas de encontrarlo con vida.

Víctor es una de las personas que escribieron unas páginas de la historia del montañismo en Colombia y conocía el Cocuy como la palma de su mano. Como topógrafo, levantó junto a su compañera un excelente mapa del Cocuy y fundó la empresa Guicaní para ofrecer servicios a montañistas menos experimentados.

Que lo mantengamos siempre presente en nuestra memoria.

A continuación, presentamos una nota personal, los informes de la expedición y un artículo de prensa.

Me lo encontré en las Cabañas Kanwara.

Una persona alegre, animada, con chispa
en los ojos.

Un carácter que tiene los pies en la tierra,
que con su manera de ser da un abrazo a la tierra,
a la montaña, a los amigos, con chispa en los ojos.

Un ser despierto, un caminante, topógrafo,
que conoce su tierra, su Cocuy,
como la palma de la mano.

Un intrépido, un aventurero, quizás individualista,
con su inconfundible camiseta
y su inconfundible sombrero.

El encuentro fue corto,
hablamos
de mapas, de rutas, de alquiler de equipos,
de proyectos.

Me comentó de su plan para ir al Himalaya.
Le tuve envidia.
Lo felicité.

Sentí empatía. Yo también soy aventurero, a veces
solitario, me gustan las personas con carácter.

Creo que Víctor cometió una imprudencia.
Vio una posibilidad, se arriesgó y perdió.
La vida.

Pero quien no comete imprudencias, quien
no corre a veces un riesgo en la montaña,
conscientemente, sin pensar que lo peor
le podría suceder? No me atrevo
a hacer ningún juicio.

Víctor es una de las personas que escribieron
unas páginas de la historia del montañismo en Colombia.
Páginas para leer, conocer y aprender.

Ahora, que no lo volveré a ver, digo
ojalá hubiera tenido el chance de conocerlo mejor.

12/09/2012
Manaslu Otoño 2012

Primer informe de la expedición auspiciada por 14 OCHOMILES al Manaslu

 

Por: Hernan Wilke

Hemos comenzado la Expedición Manaslu Otoño 2012. Después de dar media vuelta al mundo ya nos encontramos en Katmandú los 4 integrantes: Santiago Quintero, de Ecuador, Claudia López, su esposa y encargada de comunicaciones y logística, Víctor Correa, colombiano de Güicán y mi persona, Hernán Wilke, nacido en Argentina y radicado en Suesca, Colombia.

Es para mí la cuarta expedición a las montañas más altas del mundo, luego de haber coronado el Broad Peak (Pakistán) en el 2007 junto al colombiano Fernando González Rubio, el Makalu (Nepal) en el 2008 con Carlos Martínez, del país vasco y haber estado cerca a la cumbre del Gasherburm I (Pakistán) en el 2010, con Mónica Bernal, mi esposa, Luis Felipe Ossa, también de Suesca y Waldemar Niclevicz y Irivan Bunda, de Brasil.

Hoy hay huelga general en Katmandú, lo que hace que sea un poco menos caótico y ruidoso de lo habitual. Ya tenemos casi todo listo para nuestra salida hacia la montaña mañana bien temprano: hemos comprado lo que faltaba de comida y equipo, alistado nuestras cargas para los porteadores que las llevarán hasta el campo base, finalizado los trámites burocráticos de permisos, negociado duramente con nuestra agencia el sobrecosto de 17 porteadores no calculado previamente, etc.

La aproximación la realizaremos caminando durante 7 días por valles, ríos y montañas en el corazón de Nepal. Será una excelente oportunidad para conocer un poco más de esta interesante cultura y su compasiva y tolerante religión, el budismo.

Se han realizado 4 expediciones a la fecha desde Colombia con el objetivo de escalar esta montaña, algunas con numerosos participantes, sin que se haya logrado la cumbre. Esperamos poder revertir esta situación y llevar la alegría del éxito de regreso a fines de octubre.

Con 8.156 metros sobre el nivel del mar, el Manaslu, también conocido como Kutang, es la octava montaña más alta del mundo, está ubicada en la cordillera del Himalaya y es así uno de los picos conocidos como los 14 OCHOMILES.
El Manaslu se caracteriza por su inestabilidad climática, lo que hace que el riesgo de escalarlo sea mayor que el de otras montañas del Himalaya. El porcentaje de muertes en relación a las cumbres logradas es bastante más alto que en el Everest, por ejemplo, donde aproximadamente de ocho alpinistas que han alcanzado la cumbre uno ha perecido, en el Manaslu la estadística es de tres a uno. De más está decir que seremos muy cuidadosos y aplicaremos el principio que antes de partir sabiamente me indicó Cristóbal Von Rothkirch, pionero del himalayismo colombiano:
1)Volver con salud
2)Volver como amigos
3)Volver con la cumbre.
En ese estricto orden.

Ver Fuente.

Por: Hernan Wilke

Expedición accidentada hasta el momento. Después de un casi imposible viaje en bus (8 horas para avanzar unos 30 kilómetros, a pie nos hubiera ido mejor…) llegamos a Arughat, sobre la ribera del río Burigandaki. En la marcha de aproximación al Campo Base perdimos una mula que, al ser alcanzada por una roca, se precipitó al vacío, cayendo en las turbulentas aguas del río y desapareció para siempre, con dos cilindros de gas. Si hubiesen sido las tulas con nuestros equipos lo que cargaba, casi que nos podríamos haber despedido de la expedición antes de haber comenzado la escalada.
Al día siguiente fue el arriero el que recibió varios golpes de piedras desprendidas en un alud sobre el angosto sendero que bordea el Burigandaki, por suerte solo quedó un tanto magullado y pudo continuar su dura labor.
En Samagaon, último poblado antes del ascenso al Campo Base, terminaron las mulas su trabajo y desde allí todo nuestro equipo fue subido por empinadas cuestas por fuertes hombres y mujeres locales en unas cuatro horas. Al fin, después de dos semanas de haber dejado Suesca, pensaba que nos podríamos concentrar en nuestra escalada.
Sin embargo, luego de dos días de adaptación a la altura en nuestro Campo Base, y cuando ya nos alistábamos para comenzar a ascender la montaña, la noticia con que amanecimos no podía ser peor: una gran avalancha, provocada por el desprendimiento de un inmenso serac, había acabado con el campo tres y buena parte del dos. No había mucha claridad en las noticias, pero se hablaba de entre 20 y 30 montañeros muertos o desaparecidos bajo el hielo y la nieve en plena noche. En algunas horas varios helicópteros comenzaron uno de los mayores rescates organizados en el Himalaya. Impotentes (aún sin aclimatación no podíamos subir a ayudar), pusimos a disposición nuestro equipo a los sherpas, que, como siempre, son los mas fuertes a la hora de pelear estas lides. El trágico saldo del que tenemos conocimiento es de 15 muertos.
No terminaron allí nuestros contratiempos, Kyla, el sherpa contratado por Santiago Quintero para ayudar en el ascenso, había hasta este momento pasado la mitad de las noches borracho. Obviamente, así no era de gran ayuda, más aun teniendo en cuenta que su seguridad es responsabilidad de los expedicionarios. Por suerte, decidió marcharse ante las reiteradas llamadas de atención.
Luego del gran accidente se organizó en el Campo Base una reunión de sherpas donde básicamente se pusieron de acuerdo en abandonar todos en grupo, asustados por la magnitud del desastre. Solo los de las agencias más grandes y costosas se quedaban. Vale la pena aquí aclarar que, más que nada a causa del cierre del Tíbet (y con ello del acceso al Cho Oyu y al Shisha Pagma) por parte del duro régimen chino, las grandes agencias que venden las montañas mas “comerciales” (aquellas cuyo ascenso se ofrece en varias webs, con uso de oxígeno embotellado, un sherpa por cliente, cuerdas fijas, etc, etc) han desviado su atención hacia el Manaslu. Himex, con Russel Bryce a la cabeza, organizó la fijada de las cuerdas, escaleras en las grietas del glaciar, etc., no sin antes pasar personalmente, y en compañía de Dawa Sherpa, de 7Summits, a cobrar 50 usd por montañero. Increíblemente, no se inmutó (ni rebajo un solo peso) ante el normalmente efectivo regateo colombiano!
Volviendo a lo de la reunión de sherpas, terminó en que Russel Bryce (y tácitamente 7Summits, o eso entendí yo en esa Babel de idiomas) mandaría a su gente a mirar las condiciones de la montaña antes de tomar su decisión.
Nosotros, con la salida de Kyla del equipo por borracho, quedamos en un equipo de 3 (Santiago, Víctor y mi persona), no muy fuerte en apariencia, si lo comparamos con estas multitudes de clientes, guías y sherpas. Como fuera el caso, decidimos arrancar hacia arriba antes que ellos, dictándonos la lógica que, sin haber nevado y luego de la inmensa avalancha, la montaña estaría “limpia” y por ello más segura. El ascenso al Campo 1 fue para mí, como siempre la primera vez, duro, luchando mi cuerpo por adaptarse al aire enrarecido de la altura. Pasamos dos noches con dolor de cabeza antes de seguir hacia el Campo 2 a unos 6.300msnm. Al llegar allí (yo de último) no demoramos en descubrir que Víctor era víctima del “mal de altura”: discusiones inútiles, repetidas búsquedas de su teléfono satelital que siempre estuvo en su morral, decir “cervezas” al referirse a sus medias, etc., eran síntomas inequívocos. Santiago no lo dudó mucho y me dijo claro: “Hay que bajarlo ya!”. Obviamente, los miembros de las expediciones comerciales no estaban dispuestos a ceder ni un litro de su preciado oxígeno, sin el cual sus clientes no tendrían la menor chance de coronar la montaña. Medicado y escoltado por los dos, Víctor comenzó el descenso aún por sus propios medios, que sino otra hubiera sido la historia…
Ahora estamos todos en el Campo Base sanos y salvos. Con Santiago planeamos nuevamente nuestra estrategia para terminar el proceso de adaptación a la altura. Víctor se alista a bajar a Samagaon, donde la mayor presión seguramente hará que se recupere más rápido. El doctor que lo ha revisado sin embargo ha sido claro, es totalmente desaconsejable que vuelva a exponerse a la altura en las próximas semanas.

Octubre 2.
Nos encontramos nuevamente en el Campo Base. Hemos, con Santiago, subido de un solo tirón al Campo dos, pasado allí una noche y ascendido luego al Campo 3, donde dejamos un depósito (carpa, estufa y gas). Luego de otra noche más en el dos, estamos adaptados físicamente a la falta de presión que encontraremos durante nuestra próxima escalada. En estos días de buen clima hubo múltiples ascensos a la cumbre, destacándose el del grupo ecuatoriano liderado por Iván Vallejo que logró así la primera cumbre de un ochomil para una mujer de esa nacionalidad, la de Carla, conocida en Colombia por sus recientes escaladas en nuestro querido Cocuy. Todos los que lograron la cumbre habían comenzado su expedición varios días y hasta semanas antes que nosotros. Por nuestra parte, hemos logrado, en 8 días, estar aclimatados y haber montado dos campamentos y subido todo lo necesario para el tercero.

Al descender de esta segunda incursión en la montaña nos encontramos con Víctor, quien, contra todas las recomendaciones, quiso subir nuevamente. Las últimas noticias, desde Colombia, nos cuentan que está bien en el Campo Dos.


Nieva ahora y se hace difícil la espera. Ya un libro se me acabó, el otro pierde páginas a pasos agigantados. El parte meteorológico no es muy positivo que digamos: fuertes vientos en la cumbre para los próximos días hacen de un intento de subir a cumbre una acción demasiado arriesgada para nosotros. Solo un grupo de iraníes lo intentarán, pero aclaran que usarán oxígeno embotellado, lo que les permitirá sin lugar a dudas ascender más rápidamente y sin sufrir tanto el frío causado por los fuertes vientos. Nos dedicamos a comer todo lo posible, hidratar mucho y no perder la esperanza. Según el informe del clima que recibimos, habría alguna chance el día 7, sino el 12 o 13…

No ha sido poco lo que hubo para contar, en tan pocos días de expedición.

Victor Correa, mostrando su gran pasión para los niños.Tercer informe de la expedición auspiciada por 14 OCHOMILES al Manaslu, uno de 14 picos de mas de ocho mil metros de altura, del escalador y montañista Hernan Wilke.

Un profundo dolor y tristeza invade a la familia 14 OCHOMILES con lo sucedido a Víctor Correa. Estamos "mudos" ante el hecho. Acompañamos a la familia de Víctor en este duelo. Que su bondad, pasión, empuje, sencillez y demás cualidades que nos mostro en todos estos años de amistad nos guíen para entender el porque se ha quedado en la montaña.

Por: Hernan Wilke

Hoy doce de octubre subí al campo 1 en compañía de Laurent, guía francés, con el objetivo de recuperar el equipo que aún ahí teníamos. Ha sido un
día largo y dicto estas líneas desde mi carpa, cansado y con frío, vía teléfono satelital.

Luego de haber hecho lo posible con Santiago para llegar al campo 1, sufriendo una avalancha, de haber contratado dos Sherpas para que intentaran alcanzar el campo 2 sin éxito, de haber realizado 3 difíciles intentos de aterrizaje en este campamento y sobrevolado el campo 3 en helicóptero, de haberle pedido a todas las expediciones (franceses, polacos, iraníes, canadienses) que día tras día intentaron alcanzar el campo 2 para que estuvieran pendientes de alguna novedad de Victor, tengo que, por primera vez reconocer que no veo posibilidad de encontrarlo con vida.

Aún quedan unos pocos montañistas que intentarán la cumbre en los próximos días pero realmente creo que las condiciones de la montaña hacen de esta
acción una gran imprudencia. Comienzo mi retorno en los próximos días. Cuando la tecnología lo permita enviaré fotos y mis apreciaciones de los últimos días.
Al menos una semana me tomará llegar a Katmandú caminando por las montañas nepalesas.

A la familia de Victor Correa y sus seres queridos los acompaño en el dolor por esta inmensa pérdida, a mis colaboradores mi sincero
agradecimiento por el apoyo recibido. Con mi familia y amigos están mis pensamientos. Ansío el regreso a casa y sus reconfortantes abrazos.
Desde el campo base del Manaslu, montaña que tantas lágrimas me ha robado.


Hernán.


Un experimentado montañista se perdió en el Himalaya

Por: | 8:05 p.m. | 08 de Octubre del 2012

Las tormentas de Nieve han impedido la búsqueda Víctor Corre en el monte Manaslú, en el Himalaya.
Víctor Correa, montañista de El Cocuy, desapareció en el monte Manaslú.

Diecisiete años escalando los picos nevados más imponentes de Colombia y el mundo no fueron suficientes para que Víctor Correa saliera ileso del Himalaya.

El experimentado montañista de El Cocuy, desapareció el pasado 2 de octubre en el monte Manaslú, de 8.146 metros de altura, la octava montaña más alta del mundo y una de las más peligrosas para los escaladores por el mal clima y constantes aludes.

Víctor perdió la comunicación con la expedición que lo acompañaba después de su segundo intento de llegar a la cumbre, a pesar de que unos días antes había tenido que desistir en por sufrir mal de altura.

Contra todas las recomendaciones de los demás expedicionarios de que no lo volver a intentar, el escalador partió solo y supero la línea de los 6.300 metros sin que se volviera a saber de él.

Según expertos montañistas las esperanzas de encontrar a Víctor se agotaron pues las predicciones metereológicas dicen que la montaña se volverá a abrir hasta el 12 de octubre y nadie sobrevive ese tiempo solo ni puede ser rescatado.

Carlos Manuel Araque
This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Montañista boyacense desapareció en el Himalaya

El Tiempo, 12 de octubre de 2012
La búsqueda de Víctor Correa, montañista de Güicán, paró luego de 10 días.

El monte Manaslú del Himalaya ya cobró la vida de dos montañistas boyacenses. Primero fue Lenin Granados, de Santa Rosa de Viterbo, quien en 1998 quedó debajo de una avalancha a 6.000 metros sobre el nivel del mar, cuando entrenaba con otros tres compañeros en ese pico, uno de los más altos del mundo, para luego intentar subir el monte Everest.

Catorce años después fue Víctor Correa, un experimentado montañista de Güicán que desapareció luego un infructuoso intento de llegar a la cumbre de 8.156 m.s.n.m. El último reporte que se tuvo de Correa fue el 2 de octubre, cuando se supo que se encontraba en el campamento dos, a 6.300 metros, y realizaba un nuevo intento de hacer cumbre luego de haber sufrido algunos percances de salud que le habían obligado a regresarse hasta ese punto. Fue la última vez que los compañeros de expedición vieron a Víctor.

De inmediato se organizaron varios equipos de rescate en los que iban incluidos sherpas (pobladores de Nepal y expertos montañistas de esa zona) que intentaron subir sobre la línea de los 6.300 metros para buscarlo, pero el pésimo clima y los constantes aludes que ocurren en esta montaña les impidió avanzar.

Desde entonces nada se supo de la suerte del escalador boyacense y después de 10 días las probabilidades de encontrarlo con vida son prácticamente nulas, pues el promedio de sobrevivencia de una persona en esas condiciones es hasta de siete días, además Víctor no estaba en óptimas condiciones de salud, por todo lo anterior la búsqueda paró.

Así se perdió el montañista del Himalaya

21 de octubre de 2012

El boyacense Víctor Correa tenía síntomas de mal de altura cuando desapareció en Nepal.

Víctor Correa, montañista de 34 años, se propuso hacer cumbre en uno de los picos más altos del Himalaya, y por eso partió en la expedición 'Manaslu Otoño 2012', de la que no regresó. El 12 de octubre se suspendió la búsqueda que sus compañeros de viaje, Hernán Wilke y Santiago Quintero, habían iniciado nueve días antes, tras perder contacto con él.

Desde un principio, la suya fue "una expedición accidentada", según escribió Wilke, en un reporte del 28 de septiembre, publicado en la web de la compañía de montañismo 14 Ochomiles, que auspició el viaje. Las predicciones climatológicas auguraban vientos fuertes y pocos días para escalar. Dos días después de llegar al campamento base, un alud dejó 13 muertos y 5 desaparecidos en la misma zona. Aun así, continuaron su ascenso hacia el dos, a 6.300 metros, donde permanecieron una noche. Correa tenía síntomas de mal de altura: confundía objetos y sus movimientos eran descoordinados, por lo que decidieron regresar. El médico fue contundente: lo mejor era que no avanzara más.

Quintero y Wilke siguieron solos y alcanzaron los 6.800 metros, pero decidieron descender para su aclimatación. "En el camino nos encontramos con Víctor, quien, contra las recomendaciones, decidió subir nuevamente", escribió Wilke, el 2 de octubre.

La última persona con la que habló fue su novia, Treisy Lizarazo, por teléfono satelital, el martes 2. "Dijo que estaba bien, que tenía un poco de sueño, que se comunicaría con su mamá en siete días", le explicó a EL TIEMPO Mario Hernández, amigo y compañero de Correa durante casi 20 años.

El 3 de octubre, Wilke y Quintero decidieron ir a buscarlo, contrataron a dos guías, pero por las difíciles condiciones climáticas no pudieron llegar. El jueves ellos regresaron a Colombia y en los próximos días se reunirán con los familiares de Correa, para contar lo sucedido.

Había subido ya una vez

Este era el segundo ascenso de Correa al Himalaya. En el 2011, había estado en el K2 y el Everest -un viaje de preparación, según sus amigos, para subir grandes montañas-. A su regreso, trabajó como guía turístico en el Cocuy y fue instructor de escalada en Suesca. Al cabo de un año, había ahorrado lo suficiente para pagar parte del viaje.

MARÍA ALEJANDRA PAUTASSI 
Redacción Domingo,Publicacióneltiempo.com

Ver fuente.

 

Last Updated on Saturday, 22 December 2012 17:15

Tragedia en los Illinizas enluta al andinismo

La muerte de tres montañistas en los Illinizas el pasado 22 de octubre impactó el andinismo ecuatoriano y la opinión pública.

A continuación un extracto del artículo de prensa de El Comercio. Más abajo encuentra los vinculos a este y otros artículos, así como el comunicado oficial del Club de Andinismo.

Last Updated on Friday, 26 October 2012 18:30

Read more: Tragedia en los Illinizas enluta al andinismo

Nuevo mapa para GPS Garmin para Colombia

Con el archivo de Suramérica de openmtbmap.org y la ayuda de Mapsource, he producido dos mapas para Colombia, uno sin líneas de altura (comprimido 36 MB) y otro con líneas de altura (comprimido 136 MB).

Lo pueden descargar aquí.

Last Updated on Sunday, 09 September 2012 17:12

Read more: Nuevo mapa para GPS Garmin para Colombia

Page 2 of 10

Go to top