• Macizo del Condoriri
    Macizo del Condoriri

    Cordillera Real, Bolivia.

  • Sierra Nevada del Cocuy
    Sierra Nevada del Cocuy

    De izq. a dcha. Ritacuba Blanco, Picacho, San Pablines, Cóncavo y Pan de Azúcar. (Colombia).

  • Pan de Azúcar (5.180 m)
    Pan de Azúcar (5.180 m)

    Descendiendo de la cumbre. Sierra Nevada del Cocuy, Colombia.

  • Camino real Guaduas - Honda
    Camino real Guaduas - Honda

    Construido durante la Colonia por los españoles.

  • Laguna Chinancocha
    Laguna Chinancocha

    Valle al norte del Huascarán, en la Cordillera Blanca, Perú.

  • Camino real Guaduas - Honda
    Camino real Guaduas - Honda

    Ensamblado de Piedras.

  • Volcán Cotopaxi (5.897 m)

    Travesía del laberinto de grietas en el descenso del Cotopaxi, Ecuador.

  • Valle de Ishinca
    Valle de Ishinca

    Guía quechuahablante con burro, que carga nuestros morrales (Cordillera Blanca, Perú).

  • Huayna Potosí
    Huayna Potosí

    Encima de La Paz, Bolivia.

  • En la cumbre del Chimborazo
    En la cumbre del Chimborazo

    Los amigos Gabriel y Eduardo cubierto de hielo (Enero 2012, Ecuador).

  • Frailejones debajo del Ritacuba Negro

    Sierra Nevada del Cocuy. Colombia.

  • Ascenso al Nevado Ishinca
    Ascenso al Nevado Ishinca

    A la izqierda, el Palcaraju (6.110m) y a la derecha Ishinca (5.530m), Cordillera Blanca, Perú.

  • Laguna de la Isla
    Laguna de la Isla

    Sierra Nevada del Cocuy, Colombia

  • Ascendiendo al San Pablín Norte (5.240m)

    Sierra Nevada del Cocuy. Colombia.

You are here: HomeHomeParque Nacional de los NevadosTemas y artículos de interésPrensa: Todos quieren ir al nevado del Ruiz; unos 32.000 turistas han visitado el lugar en lo que va del año

Prensa: Todos quieren ir al nevado del Ruiz; unos 32.000 turistas han visitado el lugar en lo que va del año

Los paisajes lunares, donde los indígenas adoraban a sus dioses, atraen viajeros: "Son indescriptibles. Esto es un sueño", afirma Estela Pachón, quien viajó desde Bogotá con su esposo y sus dos hijas.

El nevado del Ruiz está ubicado en el Parque Nacional Natural de los Nevados, sobre la cordillera Central.

La familia de Estela se suma a los 31.857 turistas que, en lo que va del 2009, han visitado este volcán nevado. De hecho, el junio que acaba de pasar, con 7.550 visitantes, ha sido el mejor desde el 2006, cuando fue entregado a la Concesión Nevados.

Cumanday (cerro blanco), el nombre que los indígenas le dieron al nevado, es una maravilla que, según los miembros de la familia Cruz Pachón, es único.

Ellos llegaron a Manizales, el punto de partida de la mayoría de quienes van al parque. Desde allí parten las excursiones al Ruiz hasta la entrada al parque, en el sitio conocido como Brisas, a 4.050 metros.

Una vez en este lugar, lo primero que se hace es buscar una bebida caliente antes de emprender la aventura. La primera escala antes de llegar a Cumanday es el chalé Arenales, a 4.150 msnm.

Se trata de una casa habitada por personal de la concesión y situada junto a un farallón de roca volcánica. Su nombre se deriva de las dunas de arena cercanas. Al lado de este chalé hay una zona para acampar.

La otra área de alojamiento es la cercana al Centro de Visitantes El Cisne, a 4.180 metros sobre el nivel del mar. El olor a azufre, típico de los volcanes, se cuela entre los vehículos y a lado y lado comienza a aparecer un paisaje similar al de la Luna.

La segunda escala es el valle de las Tumbas o de la Soledad, donde los indígenas que habitaban estas tierras adoraban a sus dioses.

El eco se repite en este sitio, ideal para oír los sonidos del saxofón en noches de Luna llena. Antes de llegar al Ruiz, la vista se llena con una monumental montaña, en forma de cono de colores ocre y amarillo.

Es la Olleta, a los 4.850 metros, que en su cúspide tiene uno de los dos cráteres adventicios o parásitos del volcán, junto con el Piraña.

El cráter principal y activo es el Arenas. Finalmente, se llega al Refugio, al pie del Ruiz.

Como atraídos por un imán, los turistas comienzan a ascender la montaña. En la cima del nevado la altitud es de 5.321 metros sobre el nivel del mar, pero a los visitantes sólo se les permite llegar hasta los 5.100 porque de ahí en adelante ascender se considera riesgoso para la salud.

Luego de permanecer un buen tiempo en el nevado y de jugar con la nieve, se emprende el descenso. Siempre, con la esperanza de volver.

FERNANDO UMAÑA MEJÍA

Enviado especial de EL TIEMPO

Publicación eltiempo.com
Fecha de publicación 9 de julio de 2009
Share

Last Updated on Sunday, 09 September 2012 17:12

Go to top